Mi vida ante los tableros
meesleon

Mi vida ante los tableros


Puedo recordar toda mi vida a través de los distintos juegos que he practicado en ella.

Me crié en un pequeño pueblo de la fría Castilla y he pasado los inviernos de mi vida jugando a todo tipo de juegos. En casa, con mi hermana, al reversi y a las cuatro en raya. Con mis abuelos a la brisca y al tute. Con mis amigos en el bar he pasado horas y horas jugando a la escoba, a la pocha, al parchís... y como no, al mus.

Guardo un gran recuerdo de mi aprendizaje porque me enseñaron mis abuelos y mi padre, y he vivido grandes momentos jugando durante unos 25 años a este juego. Además cuando me casé y comencé a vivir en el pueblo de mi marido, que por cierto juega muy bien al mus, lo que más me gustaba era jugar una partida con él, aunque seas mal mirada por las señoras del pueblo. Creo que habré jugado miles de partidas a este gran juego.

Cuando después de una serie de circunstancias decidí ponerme a estudiar, ¡a mis años!, pensé que había llegado el momento de despedirme de los juegos, y cual fue mi sorpresa al descubrir todo lo contrario.

Como puede comprenderse a estas alturas, adoro todo tipo de juegos, así que cuando descubrí una página de juegos virtual, pensé que estaba hecha para mí.

Además como soy una novata en el mundo virtual muchas veces tengo la impresión de que es una especie del “Show de Truman” que me está sucediendo personalmente.

Era una página en la que conocía un gran porcentaje de los juegos existentes, y los que no, tenía muchas ganas de aprenderlos.

Fue una gran sorpresa redescubrir el reversi y avanzar en él, (decir que llevabas 20 años sin jugar era una manera de ahuyentar niñatos), y poco a poco muchos de los que aguantaban el tirón fueron engrosando mi lista de jugadores preferidos.

Entre los juegos que tenía muchas de aprender se encontraba el wari o mancala, como siempre lo había denominado.

Es un juego relativamente poco practicado en la página que encontré y tiene la dificultad añadida de que muchos jugadores son extranjeros y yo no conozco nada el inglés, así que cuando encontré una mujer francesa que se propuso tomarme como alumna, y a pesar de que llevaba casi 20 años sin escribir nada en francés, pensé que era el momento oportuno para echar mano de mis escasos conocimientos de este idioma y aprender este apasionante juego.

Poco a poco, (muy poquito a poco) y gracias a la ayuda de otros jugadores que comparten la misma pasión por este juego que yo, fui comprendiendo el significado de este enigmático y asombroso juego, que tanto me ha cautivado.

Por todo ello ahora, al volver la vista atrás y recordar los seres con los que he compartido partidas, con los que he perdido y he ganado piedras, fichas, semillas….. creo que todas y cada una de las victorias y derrotas de todos los juegos que he practicado en mi vida han formado mi personalidad y tras plantearme que toda mi vida ha transcurrido ante los tableros y tapetes, oso a rememorar al gran dramaturgo español, y recitar ……..

“¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es juego,
y los juegos, sueños son.”





En gran medida creo que podría suscribir tu artículo Meesleón.
Yo también jugué de pequeño con mis hermanos a las cuatro en raya, al parchís y al reversi. Mis abuelos me enseñaron la brisca, y he pasado horas jugando con los amigos al mus.
Y guardo de cuando estuve fuera de España un muy entrañable recuerdo de largas noches jugando a la pocha. En mi lista de juegos hay que añadir además el ajedrez, juego en el que por su complejidad no he llegado más allá de saber mover las piezas.
Y supongo que gran parte de las personas de nuestra generación en España comparten una parecida colección de juegos que les han marcado, en cuanto que probablemente son los más clásicos de la época de nuestra niñez en los años… bueno hace ya unos años.
Y exactamente igual que tú tuve que llegar hasta los juegos virtuales para encontrar el awalé, al cual me he aficionado mucho y que me produce muchas satisfacciones y alguna que otra rabieta sobre todo cuando pierdo por mi propia culpa.
Mis próximos retos son jugar al awalé en real y enseñar a jugar a mi sobrina de 9 años.

Répondre
Pseudo :
Adresse e-mail:


Se souvenir de mes infos ( pseudo et e-mail ) :


Cochez la case ci-contre :



Inscrivez-vous au blog

Soyez prévenu par email des prochaines mises à jour

Rejoignez les 69 autres membres